Track of the moonbeast



TRACK OF THE MOONBEAST (1978)
Dir: Richard Ashe

Mi lista de cosas que molaban de los años 70: Ropas kamikazes, peinados y patillorros atroces, la música disco y sobretodo, las películas para televisión.

Mientras en la España del blanco y negro y "el parte" estábamos con aquello de "Cañas y Barro" y zarzuelas filmadas como "La del Soto del Parral", en USA se filmaban verdaderas obras maestras catódicas tales como "El diablo sobre ruedas" o "Don't be afraid of the dark".

Lamentablemente para vosotros, la peli en cuestión no está en la misma liga; vamos, ni siquiera en el mismo deporte. Es para la tele, pero mala y casposa como ella sola. Vamos al grano.

Una noche, una pelota de tenis incendiada, digo, un meteorito impacta con la luna, y los fragmentos acaban llegando a la tierra. Sí, empezamos bien.

Mientras, en el planeta USA, un arqueólogo- el prota- conoce a una jamona estudiante de universidad, se la liga ese mismo día y se la lleva a un lugar apartado para comenzar a intercambiar fluidos. Al tipo le cae un meteorito en la cabeza- también es mala suerte- y se le introduce en el cerebro.

Malherido se va a su casa, casa que por cierto tiene el dudoso honor de ser la más atrozmente diseñada y decorada a ese lado del Atlántico (aquí ya tenemos el terrorismo al buen gusto que se le supone a la mansión Pedro J-Ruiz de la Prada, vaya par...)

Y ya tenemos los ingredientes de la mutación: ARQUEÓLOGO CACHONDO x CANTAZO EN LA CABEZA PRODUCIDO POR METEORITO = LAGARTO JUANCHO ASESINO.

Para amenizar la conversión a monstruo, ® Minutos Musicales de Relleno. Ya sabéis, falta metraje para hacer la hora y cuarto necesaria y se mete a calzador una actuación de un grupo que suele ser peor que unos Pecos encocados ¡ Lo mejor es que, en el contexto proto-videoclipero van intercalando escenas de amor de la pareja!

Aqui va la canción, la inenarrable "California Lady". Entre la interpretación y el hostiazo que se ha llevado, al pobre prota le entra dolor de cabeza. No me extraña. Disfruten, disfruten:





Pero cortemos el romance por lo sano, introduciendo el efecto de la luna llena en el joven, que empieza a sentir que algo malito le sucede.

Un inconsciente borrachuzo, preso de ese demonio que es LA DROGA, sufre las consecuencias de la transformación del joven. Uno menos, pensarán los del “Proyecto Hombre”. El caso es que nuestro héroe se transforma en un lagartazo enorme que destripa al pobre borracho. De paso, también despanzurra al ballenato de su mujer.

Para que os hagáis una idea de su aspecto, si Lordi llevaran un lagarto-mascota en sus actuaciones, este sería nuestro querido “Moonbeast”

Como no, cuando vuelve a ser normal, el tipo no recuerda nada. Y los investigadores llegan a la espeluznante conclusión de que se trata de un Godzilla de bolsillo que campa por el pueblo. Luego, nuestro héroe, transformado en lagarto por obra y gracia del pedrusco que tiene alojado en la cabeza, se carga a unos pobres excursionistas. A uno le arranca el brazo porque sí. Podría notarse menos que la extremidad formaba parte de un maniquí. Gracias.

Un indio que andaba por allí (clavadito a Jose Luis Rodríguez “Puma”, se los juro!) encadena pistas por su cuenta y llega a la conclusión que todo huele a vieja leyenda india y que el fuego es lo que le puede destruir. Todo ello enfatizado con unos dibujos que parecen del hijo del director.

Al hombre-lagarto lo pillan y le empiezan a hacer pruebas encerrado en un hospital. Así presenciamos el dramático cambio de hombre a lagarto, el cual se logra utilizando técnicas de los años 30. El apartado de efectos especiales tendría menos presupuesto que el de bocatas; ya se sabe que es mejor ir poniendo pegotes en la cara a un pobre diablo e ir filmando a lo Karloff que con la panza vacía se olviden de sus líneas.

El tipo se escapa-cómo no- y se va cargando gente a su paso. Ahora pienso que si solo se transforma cuando hay luna llena, debe de ser que en USA como son lo más en todo, también deben de tener más lunas llenas que en Transilvania.

¿Y cómo acaba todo? Se refugia en una montaña y el indio le arrea un flechazo; el malogrado bicho se acaba transformando en papel quemado y en una roca brillante.

Ojo con este video, es un rato largo y es la versión de Mystery Science Theater 3000. No había otro. La gente tiene mejores cosas que hacer que colgar el final de esta puñetera película.



Había leído mucho sobre esta película, perenne huésped de las listas de “Las peores películas de terror”. La verdad, no entiendo como “Scream” no está en esa lista, y esta sí. Las hay muuucho peores, creedme. No está tan mal si sabes apreciar la caspa setentera y los monstruos más chapuceros, y la acción más o menos va evolucionando justo antes de que sueltes el primer bostezo.

Cuando sabemos que la película es la única que realizó el director, la puntuación casposa sube como la espuma. Track of the moonbeast es el caso. Pobre Richard Ashe, vaya bagaje que se lleva del mundo del celuloide. Menos currículum que el Dinio.

PUNTUACIÓN:


5 comentarios:

  1. Jajaja!Me alegro que te haya gustado,aunque yo aun estoy alucinando con el mega-reportaje que te has currado en tu pagina. Me has puesto muchos deberes!

    Respecto a Track... es muy facil de verla,esta en todos los packs de 50 pelis habidos y por haber-creo que es de dominio publico-.Yo lo tengo en el de "Chilling classics". La copia no esta mal.

    Gracias por tus comentarios!

    ResponderEliminar
  2. Es que si tu primera peli es ésta que más puedes hacer...

    ResponderEliminar
  3. Sin quererlo,Milgrom,me has dado otra idea para un futuro reportaje:cagadas de directores noveles.

    Recordad que James Cameron empezo a las ordenes de Roger Corman para ¡"Piraña II"! Y que Tim Burton dirigió el emplasto de "Pee Wee" antes de hacer cosas mucho mas provechosas.

    Os reto a que encontreis mas ejemplos,que tan bien nos vienen para decir al mundo: "Eh,de la caspa tambien salen cosas buenas"

    ResponderEliminar
  4. El motivo por el que esta película suele salir en los listados de peores es muy sencillo: suelen aparecer títulos que trató en su momento MST3K. Por eso está 'Ator 2' y no, por ejemplo, 'Gunan, el bárbaro'.

    Respecto a debús chungos:

    - Coppola (bien su remontaje con escenas nuevas de una peli rusa llamado 'Battle Beyond the Sun', bien sus comedias eróticas 'Tonite for sure' u otra que no recuerdo.
    - Jonathan Demme: Caged Heat. De cárcel de mujeres. No la viera yo.
    - Billy Wilder: Mauvaise graine. No es que sea una bazofia, pero desde luego no está a la altura de lo que llegaría.
    - Oliver Stone: Seizure. Una cosa de terror que no vi ni completa hace milenios en aquel programa de gran bazofia llamado 'Noche de Lobos'.

    Hay muchos más ejemplos, pero lo importante es comprobar cómo las cosas eran distintas antes. Los directores tenían tiempo para experimentar y aprender. Hoy en día, hay tal presión sobre las operas primas que los realizadores intantan demostrar en cada plano todo su concepto del cine y el mundo. Lo cual lleva a cosas infumables y carreras potencialmente interesantes perdidas.

    ResponderEliminar