FREDDY CONTRA JASON

Albert persiste en BlogCaspa con alarde estajanovista, enviándome críticas sin parar, y además con sustancia. Espero que la disfruten tanto como yo. Al igual que hacen la COPE y Telemadrid, respeto la libertad de expresión, así que he dejado el texto íntegro.
Dani, vuestro querido editor.





  • Título original: “Freddy Vs. Jason”.
  • Título en español: "Freddy contra Jason".
  • Director: Ronny Yu.
  • Guión: Damian Shannon y Mark Swift.
  • Cast: Robert Englund, Ken Kirzinger, Monica Keena, Jason Ritter, Kelly Rowland, etc. 
  • Año: 2.003.
  • Especialista de BlogCaspa que se ha atrevido a analizar este ñordo: Albert Sanz.








    Érase una vez una reunión de negocios entre varios productores y ejecutivos de dos compañías rivales. Uno de ellos, el que tenia cara de viejo zorro multimillonario instigador de secuelas y remakes imposibles, exclamó lo siguiente:
El momento ha llegado... la profecía revelada en "Viernes 13 Parte IX: Jason va al infierno" debe cumplirse ahora".

    A lo que el listillo de turno que debe haber en toda reunión dijo:
—Hemos llegado tarde, el sueño de los fans ya no puede cumplirse.
    El veterano productor lo mira con desdén y exige una respuesta, a lo que el listillo suelta la siguiente parrafada:
—Pues porque en "Jason X" James Isaac mandó a Jason Voorhes al Siglo XXV donde murió incinerado al entrar volando sin protección en la atmósfera de un planeta alienígena, y Wes Craven, por su parte, destruyó el mito de Freddy Krueger otorgándole poderes místicos y demoníacos y una realidad ajena a la saga en "La nueva pesadilla", realizando un ingenioso ejercicio de cine dentro del cine a la vez que destruía el canon oficial existente hasta ese momento.

    El veterano se levanta de la silla y con una oratoria locuaz empieza a explicar bajo la atenta mirada de los presentes este discurso:
—Vamos a ver, eso no importa, ¡nunca han importado los finales anteriores! Crearemos una dimensión alternativa para ambos... será una "Pesadilla en Elm Street durante un Viernes 13 2.0". Sólo necesitamos gente joven, guapa, pija y hostiable. Entre ellos alguien que sea famoso por algo... ¿una cantante quizá? Luego un secundario televisivo venido a menos, sangre a chorros al límite de la clasificación para mayores de 18 años, música rock de 3 0 4 grupetes de moda y ya está. El director que sea alguien oriental por aquello de darle un toque moderno. Vamos a ver... ¿Ang Lee? No, que nos hará un drama gay y pondrá a retozar en Crystal Lake a Jason y Freddy... ¿John Woo?... No, demasiado caché, ¡solo hay que invertir en maquillaje y F/X!... ¿Ringo Lam? Ni hablar, que querrá meter a Van Damme en la historia y aquí no hay héroes, solo monstruos... Hmm, Ronny Yu, ¡sí!, solo se le conoce "La novia de Chucky", suficiente para tener cierto nombre entre los freaks e insuficiente para que nos pida muchos dólares.

    Una sonora carcajada se escuchó en la sala mientras se frotaba las manos pensando en la recaudación y en la secuela: "Pesadilla en Elm Street durante un Viernes 13 al llegar Halloween".
—Por cierto, despedid al nuevo... Es hora de ir comer unas hamburguesas al Mc Donalds y aprovechar para hacer el guión.

    Amigos, está claro que esta conversación ha salido de mi creativa e ingeniosa mente, pero es muy posible que tuviera lugar en algún despacho. "Freddy contra Jason" ha sido un proyecto muchas veces pospuesto debido a tiras y aflojas legales, y muchas veces demandado por los fans.
Al igual que en el clásico "King Kong Vs. Gozdilla", "Freddy contra Jason" prometía juntar a dos de los mayores colosos del cine de terror (con permiso de Michael Myers) frente a frente.

    En "Viernes 13 Parte IX: Jason va al infierno" ya pudimos intuir algo: al finalizar los créditos veíamos como la garra de Freddy Krueger emergía de la tierra y se llevaba consigo la máscara de hockey del locuaz gigante. Pese a que se prometió cerrar la saga de una puñetera vez para poder dar paso al crossover, y el final por una vez sí que lo confirmaba, el proyecto no llegó a fructificar, y encima nos colaron otra secuela más, digna de aparecer sin duda en BlogCaspa: "Jason X", ambientada en el futuro y tan casposa, delirante y diferente que algún crítico no dudó en comentar que no pertenecía a la mitología de "Viernes 13" (como esa cosa llamada "Los Inmortales II: El Desafío").

    Por su parte, Wes Craven, harto también de la degeneración de su criatura, decidió dar carpetazo a la saga con "La nueva pesadilla" cerrando de una vez y de una manera tremendamente original el mito de Krueger sin posibilidad alguna de poder hacer una nueva secuela, ni tan siquiera el ansiado crossover. 

    Con lo cual, los guionistas de "Freddy contra Jason" tuvieron que sudar de lo lindo para juntar las dos cronologías, que no quedaran cabos sueltos y que todo fuera del agrado de los fans. ¿Lo consiguieron? ¡ES EVIDENTE QUE NO! Estamos hablando de una película de terror teenager creada para deglutir kilos de palomitas. ¿Qué es eso de un buen guión? Si "Freddy contra Jason" estuviera bien hecha no seria digna de aparecer en este vuestro blog. Más bien al contrario: es gore, muy gore, divertidísima, Freddy está más gamberro que nunca, Jason se supera en bestialidad, los actores son nefastos, debuta como nuevo icono odiable Kelly Rowland de las Destiny’s Child, el guión se salta a la torera ambas cronologías, el desarrollo es torpe, tópico y lleno de licencias del tipo "porque sí y punto", y encima acaba con un final abierto, perfecto para que cuelen en la casi segura secuela al otro gran icono del terror, sección máscara y cuchillo, Michael Myers. Imploro que llegue ese día ya (aunque juntar a Jason, Freddy, Michael, Leatherface y Pinhead ya seria el máximo orgasmo friki).


    Analicemos ahora el argumento de esta entrañable mierda.

    La película se inicia con una imagen directa al corazón del aficionado: Freddy Krueger aún vivo hablando en voz en off, explicando como tuvo una mala tarde y mató a unos cuantos niñitos de Elm Street, mostrándonos su propio linchamiento a cargo de los padres de Springwood para proseguir con una selección de muertes y finales de la saga. Freddy muestra en esta ocasión una acusada vena egocéntrica ya que acaba afirmando "que estar muerto no supone ningún problema pero que te olviden es una auténtica putada". Ya se sabe: que hablen mal de ti pero que hablen. Freddy no lleva muy bien eso de ser ignorado, así que decide despertar a alguien que les haga temer a la oscuridad y todo eso y le devuelva la fama perdida: Jason Voorhes. Entonces se planta en el pantano donde descansan sus restos podridos (a destacar la ambientación tenebrosa) con la apariencia de mama Voorhes y con voz maternal y cariñosa le pide que despierte y mate en nombre de la familia. ¡Que gran manipulador está hecho el amigo Freddy!
Aunque ya os habréis dado cuenta de que si Freddy sólo actúa en sueños y Jason está muerto... ¿los muertos sueñan? Pues sí que sueñan, ya que Jason campa a sus anchas en Crystal Lake matando a placer. Y para empezar lo hace con una macizorra que se marca un desnudo casi integral (esta es la manera fácil y ansiada de enlazar con la saga de "Viernes 13": mostrar carne fresca). 

    Tras escuchar a mama decide resucitar como Son Gokuh. Su entrenamiento de años en el mundo de los muertos va a dar sus frutos. A esto nos referimos con lo de las licencias argumentales marca "Porque Sí y Punto". Genial, empezamos bien.

    Volviendo al asunto de la ignorancia de la juventud americana respecto a Freddy se debe a que los padres linchadores de Springwood decidieron sepultar la leyenda de Freddy internando a sus hijos supervivientes (¿pero todavía quedaba alguno vivo?) en una institución mental, donde los jóvenes permanecen drogados y durmiendo sin poder soñar. Otra en la frente: no podemos situar a "Freddy contra Jason" detrás de "La nueva pesadilla", pero tampoco detrás de "Pesadilla en Elm Street VI: La muerte de Freddy", ya que no había chicos, ni casi población humana en Elm Street. Otra licencia PSYP. Seguimos para bingo. 

    La acción se traslada al 1428 de Elm Street, la linda morada se inició todo en la primera película (otra escena directa al corazoncito friki). Allí, tres amigas, Lori, Kia y Gibb se divierten bebiendo, riendo y hablando sobre cual de los hermanos Marx les excita sexualmente (WTF???). Llega Craig, el noviete de la porrera Gibb y un amigo, y se van a jugar al teto a la habitación. Lori le pega la bronca a Kia por la encerrona y ella le dice que ya es hora de dejar de ser una monja, olvidar al rollo que tuvo siendo una quinceañera —Will—) y tirarse al amigo de Craig, aunque sea un poco nerd. Ella afirma que Will le marcó mucho y que su amor fue sincero, pese a que no le haya enviado una carta en más de cinco años. Como veis se cumplen los roles necesarios: la protagonista dulce y monja estilo Sandy de "Grease" y la amiga putón que le tiene que abrir los ojos —y las piernas—.

¡Cuantos recuerdos! Sniff sniff...


    Cuando Craig y Gibb acaban de hacer tonterídas españolas, ésta se va a la ducha y Craig se queda durmiendo boca abajo. Entra Jason, agarra el machete, atraviesa al chico y el colchón lo menos siete veces. Después coge la cama y la dobla. Colchón, somier y Craig incluidos, rompiéndole la espalda. Gibb ve el panorama y salen huyendo todos de la casa.

    Lori oye en comisaría que hablan de un posible sospechoso. Intenta recordar su nombre y cuando lo hace se duerme. Claro, una situación ideal para quedarse dormida. Al despertarse ve la comisaría desierta y unas gotas de sangre que salen de la nada y caen al suelo. Sigue las gotas y se topa con una niña que tiene la boca cortada y las cuencas de los ojos vacías que en verdad acojona. La comisaría se convierte en un cementerio y unas angelicales niñas saltan a la comba cantando la famosa tonadilla del hombre del saco. Ya hay alguien que recuerda a Freddy.

    Pasamos al amigo nerd. Está en el porsche de su casa emborrachándose y se duerme. Al dormirse aparece en la misma posición, pero oye un ruido y sale a la carretera. Se topa con una cabra que tiene la boca ensangrentada y Freddy a lo lejos, el cual le lanza su sombra y le clava la garra sin hacerle daño. El chico se despierta sobresaltado y ve a su padre sentado al lado. Le toca y la cae la cabeza en las manos mientras un alegre manantial rojizo surge del pescuezo de su padre. El siguiente en ser decapitado por Jason es él. Volvemos al sueño y vemos como Freddy se lamenta pero admite estar aun débil y piensa dejar a Jason un poco más de libertad.



    Nos trasladamos a Westin Hills, el hospital psiquiátrico donde mantienen atrofiados a los supervivientes de Freddy. Allí están encerrados Will Rollins, el gran amor de Lori, y su amigo Mark Davis. Will ve en las noticias que ha habido un asesinato en la casa de Lori y comienza a rallarse. Por la noche Mark empieza a hacer el loco, se baja los pantalones y se tira un pedo delante de los enfermeros. Le administran un tranquilizante y aprovecha para coger las llaves a un guarda. Ambos huyen.

    Al día siguiente, en clase Lori empieza a explicar su pesadilla a sus amigas y aparece Mark explicándole toda la historia de Freddy y los chicos encerrados en el hospital. Perfecto, ¡AHORA LO SABE TODO EL PUTO INSTITUTO! Pero no pasa nada, a Lori lo único que le importa es cómo sobrevivir a un infarto tras ver a Will. Las chicas se la llevan al hospital y Kia empieza a ojear una revista sobre últimas tendencias en cirugía estética y pensar en que tipo de nariz le quedaría mejor. De la revista surge la garra de Freddy, se la mete la nariz y se la arranca. Absolutamente precioso. Kia se despierta muy asustada. Joder, qué facilidad para dormirse mientras su mejor amiga está en coma.

    Mientras tanto, los chicos han ido a la hemeroteca local y ven que todas las referencias a las víctimas de Freddy ¡HAN SIDO TACHADAS CON ROTULADOR NEGRO! Sin duda la mejor para conseguir que nadie sospeche. Con estas medidas y encerrando a los chavales supervivientes consiguieron que se olvidara a Freddy Krueger.

Gracias señor guionista por tratarme como un subnormal.


    Lori se despierta y la mejor manera de recuperarse no es ir buscar a su amor que tantos años lleva añorando y que por fin ha regresado. No, que va, lo más lógico es coger a sus amigas, ponerse guapas e ir a una rave que gente del instituto ha montado en un maizal.

    Gibb se separa del resto mientras busca un lugar donde beber y fumar tranquila. Cómo no, se duerme y se le aparece su novio muerto. Le sigue y encuentra un almacén. Freddy la persigue y ella cae por unas escaleras. Se levanta y se esconde en unas taquillas. En el mundo exterior, un espécimen lleno de tubos fluorescentes y ropaje imposible de definir intenta aprovecharse de la desvalida muchachita. Freddy abre la taquilla y cuando va a matarla un chorretazo de sangre sale de su barriga y desaparece. Freddy se enfada mucho. Entonces vemos lo que ha pasado y es que Jason ha atravesado a la pareja con un palo grande. Acto seguido, atraído por el ruido de la juventud decide unirse a la fiesta. No entraré en detalles sobre la masacre pero posiblemente en dos minutos hay más muertes que en toda la saga de Rambo.

    Por patas salen huyendo las chicas, Will —que le ha explicado donde ha estado y lo triste de su vida—, Linderman, hostiable como él solo y Freeburg, que llamarle porrero es poca cosa. Se quedan solos Will y Lori, y éste le confiesa que su padre fue el asesino de la madre de ella y consiguió su internamiento en la clínica junto a "los chicos de Freddy". El padre se cabrea mucho y ambos vuelven a huir a buscar a Mark, el cual no tiene otra cosa que hacer que ser asesinado en sueños por Freddy, transformado en el hermano suicida de Mark. Escena que podría haber sido impactante de no ser por la nulidad dramática del trio de actores que interviene en la escena, pero claro, esto es BlogCaspa y eso es lo que buscamos, basura visual, ¿verdad amigos?

    La acción prosigue con todos en la casa de Freeburg, el porrero mayor del reino y llega Scott Stubbs, el valiente policía al cual le han prohibido que investigue nada del caso. Les explica que les quiere ayudar y deciden ir a buscar al hospital unos frascos de Hypnocil, el secreto medicamento que les impide soñar. Así al menos tendrán alguna oportunidad contra Jason.
En la clínica se separan y Freeburg se detiene a fumar un porro. En este momento se produce una de las secuencias más oníricas y delirantes de todos los tiempos. Si hasta ahora todo transcurría bajo los cánones típicos de ambas sagas ahora hacemos un salto cualitativo y nos adentramos en terrenos de un bizarrismo cuasi buñuelano. Freeburg mientras fuma se queda mirando una puerta. Tenemos otra licencia PSYP ya que parece ser que el estado de embriaguez y/o drogadicción equivale a dormirse. La puerta se abre y aparece una especie de oruga enorme con los colores del jersey de Freddy, la cara quemada de Freddy... ¡¡y una pipa de agua!! La freddyoruga pega una calada y suelta una enorme nube de humo a la cara de Freeburg que le deja con el mayor colocón de la historia. ¡Subidón subidón!



    La freddyoruga desaparece por debajo de la puerta autoaplastándose y el chaval la sigue. Llega hasta una sala y el bicho se le mete en el cuerpo vía oral.

Una original muestra de deepthroat.


    Freeburg, poseído por Freddy, vacía todos las pastillas de Hypnocil en el retrete, llena un par de jeringas de tranquilizante y se queda esperando a Jason en un pasillo. Los chicos intuyen lo que pasa y dejan a su amigo solo. Freeburg clava el tranquilizante y Jason cae al suelo dormidito; eso sí, antes corta en dos al porrero. 

    El cada vez más mermado grupo decide agarrar a Jason, atarlo, seguir drogándolo e ir a Crystal Lake. Ok, esta es la última licencia PSYP, aunque es la que más han defendido los creadores ya que en USA hay más de 30 lagos Crystal Lake y alrededor de 450 calles Elm Street, así que en algún caso deben de coincidir ambas localizaciones.

    ¡El comienzo de la gran batalla ha llegado! Freddy se ceba con Jason pese a que éste parece resistir todo lo que le echan aunque sin poder defenderse. Me ahorro los detalles ya que algo tan impactante para el cinéfilo friki no debe ser desvelado en un blog, sino disfrutado delante de la pantalla. Sólo comentar que el homenaje a Matrix haciendo caer cascadas de agua en la fábrica de Freddy e iluminándolo todo de verde sin venir a cuento es de lo más cutre y entrañable que he visto nunca. 



   Lori decide que la seden y una vez en el lago, intentará encontrar la manera de sacar a Freddy del mundo de los sueños. Buena idea, pero fusilada de la primera película de Elm Street. Como es lógico lo consigue gracias a Jason que le quema el brazo con un pequeño incendio provocado por él. 

    Y hasta aquí puedo leer. Ahora vendría la segunda parte de la gran batalla. Prefiero que seáis vosotros los que la veáis con vuestro propios ojos ya que hay demasiados elementos para el onanismo el tramo final de la película como para contarlos uno a uno. Destacaré en todo caso que hacen un favor a la humanidad muriendo Linderman y Kia, aunque ésta consigue por primera vez humillar verbalmente al gran Freddy Krueger y dejarlo descolocado (¡será víbora!), que la cantidad de gore, violencia cortes y amputaciones mutuas llega al nivel de “Braindead: tu madre se ha comido a mi perro”, superando amplia y sorprendentemente lo que uno esperaría ver en una película mainstream y que ¡¡oooh, sacrilegio!! en algún momento de la pelea se intercambian las armas. 



    Desgraciadamente Lori y Will sobreviven, como siempre pasa en todas las películas de ambas sagas. Pese a que en “Freddy contra Jason” los personajes humanos sean totalmente prescindibles y sólo nos importe la pelea entre los dos monstruos, se ha de cumplir con la tradición: la pareja guapa o unos de los dos ha de sobrevivir.


    Hasta aquí la película. Hablemos un poco del casting.
  • Will Rollins, toda una vida de sufrido recuerdo amoroso y encierro hospitalario: realmente es escandaloso como alguien que tiene de padre al gran John Ritter no haya heredado ni un solo gen de talento interpretativo. Vale que nos gusten las actuaciones malas, pero lo que hace aquí no merece ni llamarse interpretación. 
  • Lori Campbell, toda una vida de sufrido recuerdo amoroso y virginidad autoimpuesta: digamos, que actuar bien, pues va a ser que no lo consigue, pero lo intenta con todas su ganas y lo hace fatal, ¡lo cual nos encanta! Además, hay que admitir que aparecer cada dos por tres en “Anatomía de Grey” y “Los Soprano” la hace subir muchos puntos en nuestro ranking freak.
  • Charlie Linderman, el feo: Chris Marquette... ¿opino algo? Desde “La chica de al lado” no puedo dejar de maldecir su existencia. Lástima que en esta ocasión su muerte sea de las más suaves.
  • Kia Waterson, la amiga fiel, alegre, extrovertida y supermegaguayqueloflipas: ¡¡Dioooss!! Esa piel negra... esos carnosos labios... esa mirada sensual... Todo en Kelly Rowland incita al pecado. Su intento de aparentar ser una chica normal sabiendo que es una diva, su nula capacidad interpretativa y el hecho de que las Destiny’s Child sin Beyoncé nunca funcionarán (bueno y con ella aún peor, ya que es la estrella indiscutible y las otras dos meras comparsas) no hacen sino lograr que imploremos su inmediato paso al porno. ¡Lo que haría Brandon Iron con esa boca!


    Y ahora unas pequeñas conclusiones antes de que salgáis pitando a buscarla, aunque si os consideráis friki ya la habréis visto.
La dirección de Ronny Yu es bastante mala en el sentido de que se salta a la torera ambas sagas y sus correspondientes cronologías, y no es capaz de sacar nada positivo de los actores, excepto de Robert Englund que se muestra sobreactuado y delirante, pero sin embargo le adoramos porque:
  1. Dirigió “La novia de Chucky” y reconvirtió una saga lamentable en algo tremendamente divertido.
  2. Es un tipo realmente agradable y simpático, tal y como se ve en el making off.
  3. La ambientación conseguida en algunos escenarios es realmente terrorífica, por lo que le damos un diez al diseño de producción.
  4. Su trabajo junto al director de efectos especiales dio lugar a escenas muy espectaculares.
  5. Hay hostias como panes en plan peli de artes marciales entre dos monstruos de pesadilla, y eso siempre mola.

    Todo esto logra que “Freddy contra Jason” no tenga el aspecto de cutre serie B de algunas películas de ambas sagas, sino el de una auténtica superproducción. Por fortuna, la caspa la proporciona el terrible guión y las lamentables actuaciones.
¡Ah! y Sean S. Cunningham la produjo, pero Wes Craven muy inteligentemente no quiso ni oír hablar del proyecto.

    Ya sólo resta pediros que veáis los documentales del DVD, como la premiere en el Crystal Lake real y la acampada de los freaks o la presentación en Las Vegas de la película en plan combate de boxeo con los dos actores verdaderos. Más delirante que toda la película en sí.



    ¿Puede la caspa convivir con un presupuesto estratosférico tal y como hablamos en el anterior Secreciones Capilares? Esta es una muy buena muestra.

11 comentarios:

  1. Lamento no estar de acuerdo contigo,Albert,pero a mi no me gustó...demasiado "Scream". Esa puta franquicia tiene capada creativamente a toda una nueva generación de cineastas y actores.

    Me mola mas tu crítica que la peli.

    pd:Me cago en el Wes Craven post-ochentas.

    ResponderEliminar
  2. Hombre, de Scream creo que tiene bien poco. El problema de la trilogía de Sceam es que Wes Craven se lo tomó demasiado en serio, y que conste que dentro del género de terror teenager de los 90 es de lo mejor que hay (como seá lo peor), en cambio "F Vs J" no te la puedes tomar en serio, es divertimento en estado puro. Realmente hora y media de película es puro relleno hasta llegar a la batalla final.
    Sino te convences de la casposidad inherente a este film deberias ver los extras, eso sí que es delirio puro. Sólo así comprenderías la grandeza de esta magna obra.

    ResponderEliminar
  3. Esta sí es una película casposa con todas las letras. Coincido con algunas de las cosas que dices sobre el film a través de tu minucioso análisis. Siempre un plcaer leerte. SALUDOS!

    ResponderEliminar
  4. Joder cada vez me parto más con vuestros análisis. Confieso que no he visto este engendro más que nada porque no le encontré nada a priori, que me motivase. Ni era buena, ni era lo suficinetemente cutre para ser divertida. Pero, visto el análisis igual le doy otra oportunidad...Por cierto ahora que ha muerto el Fary, a ver si hacéis una reseña de Ojos sin Luz, su primera y única peli..

    Saludos, casposos de pro

    ResponderEliminar
  5. A mi me pasa igual con Albert,te puede explicar una peli de mierda con tanto entusiasmo que al final te acaba contagiando.

    "Ojos sin luz"! Dios mio!Si parece el titulo de la cuarta parte de la saga de "La noche del terror ciego"! Adoro a El Fary como icono de nuestro orden de destino en lo universal, pero como actor... bueno, al menos era entrañable.

    No se si nuestras pupilas y oidos blogcasposos podrian soportar tamaña tortura. Por favor,Milgrom,informanos sobre esa peli, de que va y esas cosas.

    ResponderEliminar
  6. Pues el engendro trata de el Fary, un taxista con un talento natural para la copla, se debate entre el amor de una pobre ciega y la hija del productor de una discográfica.

    Una bella historia de amor como podéis ver. Protagonizada por el bello y apolíneo Fary. EL truño hasta ha sido editado en dvd y no no lo tengo jeje

    ResponderEliminar
  7. Dani y Milgrom escuchad la voz del sabio Budokan, él sí que sabe.

    Y gracias por las felicitaciones. No son necesarias porque realmente sé que soy un gran escritor, pero gracias de todas maneras.

    Muacs!!

    ResponderEliminar
  8. Ostia,Milgrom,no me dejes con la intriga,dime con quien se queda...supongo que con la ciega,no?Aunque el jure que se tiró a Ava Gardner,yo no me lo creo ni jarto vino.

    Albert,maníaco ególatra,nadie sabe que en el fondo te mola que un hermafrodita te pegue y te humille con un gato de nueve colas mientras te restriegas en palitos de pescado Findus.

    En serio,no pude con la película,a pesar de que casi siempre aciertas con tus recomendaciones.Una de ellas me sirvió de seudónimo y todo: Donnie Darko.

    Aprovecho para decir que la proxima crítica será de un clásico:Terrorvision.

    ResponderEliminar
  9. Lo siento...no suelo destripar el final de las peliculas desde que una horda de espectadores enfurecidos me linchó a la salida de un cine donde ponían el Sexto Sentido gritando: ¡¡¡¡Dios, cómo puede ser que Bruce Willis sea el muerto.....!!!!!

    En serio, vedla y llorad...

    Curiosas aficiones Albert, yo siempre pensé que las varitas del Capitán Pescanova eran más apropiadas para restregarse...pero bueno, cada cuál...

    Saludos a todos

    ResponderEliminar
  10. Una película divertidísima, hecha por y para fans del género. Ronny Yu ya dio suficientes muestras de saber hacer al respecto con La novia de Chucky, y la verdad es que aquí se supero. Mucho gore, mucha salvajada, y Freddy y Jason en estado puro (si atendemos con ello al desarrollo que han tenido a lo largo de sus sagas ambos personajes).

    Saludos y enhorabuena por el blog.

    ResponderEliminar
  11. Gracias JohnTrent por tu comentario, de paso le he echado un vistazo a tus blogs y he linkado uno.La verdad es que son muy buenos!

    ResponderEliminar