Metalstorm- La destrucción de Jared-Syn


METALSTORM- THE DESTRUCTION OF JARED-SYN
Dir: Charles Band (1982)

Otra peli rodada en 3-D. Aunque esta, a diferencia de Parasite, es mucho más entretenida.

Veamos, si coges un futuro devastado a la Mad Max y lo sazonas con un poco de fantasía y le echas un morro tremendo, te saldría algo parecido a Metalstorm.

Ya desde el principio la cámara se recrea con el vehículo futurista de Jeffrey Byron, que ostenta el dudoso honor de ser el único guaperillas de la factoría Empire- Full Moon (que ya es decir).

Todo el rato hay planos del citado vehículo dirigiéndose a la cámara. ¿Por qué?, os preguntaréis desesperanzados. Pues es muy sencillo, recordad que esto estaba rodado en 3-D y había que chulear del formato y exprimir al máximo el dichoso efecto. Nada más.

El buga –tuneado a lo Mad Max / Escape de Nueva York- va por el desierto, y hala, se ve atacado por una moto voladora y que dispara rayos láser, conducida por un cíclope con coleta. No está mal, ¿no? La moto se pega el gran morrón con una montaña.

Cambio de tercio. Ahora vemos a Kelly Preston (Diana), mucho antes de compartir cama y secta junto a Travolta. Es una científica a la que no se le caen los anillos por picar piedra junto a su papá. Encuentran un cristalazo enorme (vulgarmente un cristal de roca) que presenta un preocupante aspecto fálico. Apunte Freudiano.

Pero vienen los malos. Una especie de Cyborg malísimo le rompe el cristal y se carga al pobre padre. Es un cyborg muy molón, ya que tiene un brazo mecánico retráctil, que cómo no, dispara hacia la cámara. Luego, le tira ácido al pecho. Inmediatamente el papá viaja temporal o dimensionalmente a la presencia de Jared- Syn, el malo maloso de la película. Muere a manos del malo.

Yo estoy tan alucinado por lo del ácido como vosotros. Supongo que para hilvanar toda ese disparate tomaron también un poco de ese ácido, pero aquel que va en cartoncitos y que se pone bajo la lengua.

Creo que Band actúa por impulsos. Si ese día había oferta de Zombies, pues nada, a sacar muertos vivientes. Si otro día era el 2x1 de Stop Motion, venga, a sacar bichos, naves o dinosaurios... así pues, el surrealismo de muchas de sus películas, basado en casualidades y giros de argumentos imposibles se explica por una falta o un exceso momentáneo de presupuesto. No busquéis licencias creativas o artísticas porque no las hay. Se basa todo en el arte por tropiezo o casualidad.

Dagen y Dhyana finalmente se encuentran, y juntos continúan la búsqueda del cyborg malo. Jared-Syn se huele el marrón y reúne a la plana mayor de los facinerosos. Por cierto que el malo este lleva el pelucón más feo a este lado de Star Trek, la serie original. Una especie de bisoñé recortado por los lados que le hace un flequillo espantoso en la calvorota del tipo ese.

Hace una demostración de poder del cristal que tienen como tótem- más símbolos fálicos-

Nuestros héroes paran en la cueva de un colega de Dagen, para que el tipo nos de un poquito de información sobre el cristal. Por cierto, en estas escenas Byron lleva los ojos tan abiertos que parece que le hayan pegado los párpados a la cara.

Cogen el buga y en seguida les persiguen los vehículos de los malos. Ya sabéis, en seguida caerán por barrancos y arderán, pero no antes sin que el cyborg del brazo de hierro le tire un poco de “Ácido dimensional” a nuestro héroe.

Se pone a delirar, un poco como Pocholo: ve al Jared-Syn, y éste se lo intenta llevar, pero no puede. Despierta en brazos de la Preston, se besan y se enamoran. No está mal para un día que se conocen, con estos cosas como el Love Lycos y chorradas así no prosperarían.

Pero, a lo Romeo y Julieta, trágicamente, los separan. La Preston viaja dimensionalmente (más fácil que coger el metro en Barcelona, oiga) y la pilla Jared- Syn; a cambio de ella le envía con acuse de recibo dimensional una especie de monstruo azul eléctrico que Dagen se carga con agua. Qué listo es mi niño. Vean la escena de marras:



El Jared se comunica mentalmente con su hijo, que resulta ser el cyborg del brazo mecánico. Joder, no se si también podrá pedir pizzas con la mente.

El Byron llega a una especie de Tatooine. ¿Y qué hay en todo Tatooine? Pues eso, LA CANTINA. Charles, tío, que esto ya está muy trillao... aunque sea 1983.

En el bar está ni más ni menos que uno de los más grandes héroes de la serie B, Tim Thomerson. Le necesita, como Han Solo, para atravesar la Ciudad Perdida, donde está el maldito Jared-Syn. Incluso negocian sentados en una mesa circular similar a la del Episodio IV. Pero la llamada del deber es demasiado fuerte... oye ruido en la calle, sale p’afuera y tiene un duelo bastante peculiar con dos tipos. Uno de ellos es clavadito a Fofito. Le salva en el último momento el Thomerson. Le está bien por chulo.
Deciden ir juntos. Ya veis que en esta peli no se andan con hostias. Si no me molas, te mato, si me molas, te arreo un morreo o me voy contigo en tu buga.

Llegan a una zona chunga del desierto, donde el cámara se entretiene enfocando una rama durante casi un minuto... ¿influencias de Tarkovsky? ¿Bergman? ¿Dogma? ¡ay! Es verdad! Los efectos 3-D!

Después de encontrar una máscara de cristal y ser atacados por serpientes de arena, se topan de morros con los cíclopes – aquellos del principio que tienen motos voladoras y coletas- Y les sale a ver el jefe, que no resulta ser otro que Bull, el poli de “Juzgado de guardia”. Dos famosos en una peli de Band, increíble!

Por no se que leyes raras que tienen estas tribus se tienen que poner a luchar. Cómo no, Dagen le gana y le perdona la vida. Ya tienen ayuda garantizada. Además de la máscara de cristal, claro.

Van en busca del Jared-Syn, y en el camino se topan con el Cyborg y sus compinches desalmados. Por cierto que en la persecución hay una de las escenas de especialistas más arriesgadas que he visto en una película; parece que uno está a punto de morir aplastado por el coche del prota. Le va por centímetros ya que calcula mal el salto- o el coche salta demasiado antes-. Está en la peli, lo podéis comprobar.

Superan todos los obstáculos, y mientras descansan, el Byron se pone la máscara. ¿Qué pensáis que pasa? ¡Claro, que VIAJA DIMENSIONALMENTE!. Y de postre, Escena Onírica ®. Creo que hay mucha influencia de Bosco y Dante en esas escenas.

Al volver se pelea con el cyborg y le arranca el brazo de cuajo; brazo que tira a la cámara, por supuesto. Se va corriendo ¡Joder, aquí no muere nadie, esto parece el puto Equipo A!

Al Thomerson le clavan una especie de estrella ninja, pero tampoco muere, no os penséis.

Sabemos las intenciones de Jared-Syn, sacrificar a la Preston al cristal que veneran ¡más símbolos fálicos! Es un cónclave de malos y Tusken Raiders- o al menos eso parecen- Todo tiene un tinte homosexualoide muy chungo... solo una chica en el poblado y se la quieren cargar... sacrificio para dignificar el poder del macho... Yo que sé.

Y al final, todo acaba de manera más abrupta que “Los caballeros de la mesa cuadrada”. Atención. Bull se carga al cyborg y ¡Jared-Syn desaparece! Pero no! Se sube a una moto voladora espacial, aunque Dagen le persigue con otra que vete a saber tú de donde la ha sacado.

No solo la escena es ridícula, sino muy incompetente a nivel técnico. Se abre como un tunel dimensional que parece el interior de un calidoscopio de feria. Y entonces ¡Jared Syn desparece sin más! ¿Y lo de “Destrucción de Jared-Syn”? La “Desmaterialización de Jared-Syn” sería más apropiado.

Vuelan el cristal, Tim aparece vivito y coleando y el espectador, con algunos millones de neuronas destrozadas, menos dinero en la cartera y la creciente sensación que el bueno de Band le ha tomado el pelo, pues nada, se va a su casa. Los protas quizás a hacer un trío.

En fin, más entretenida que “Parasite” pero menos que otros productos Bandianos.

PUNTUACIÓN:

4 comentarios:

  1. Tio, me has de decir donde pillas todas esteas pelis jejeje. Delirante

    ResponderEliminar
  2. En vez de darte una respuesta corta me has inspirado para escribir un pequeño articulo,asi te puedo dar mas cancha.De paso hablare del VII Festival de la Caspa que celebramos,11 películas,11 que nos tragamos (junto a monstruosas cantidades de patatas,cocacolas y mierdas parecidas)
    No veré una sola película en una semana.

    ResponderEliminar
  3. Dios, ¡¡¡Sois como los del Club Eltingville!!! Buscaos una vida pronto...o luego será demasiado tarde para reincorporarse a la sociedad.
    Un saludo, y que envidia me dáis, cabrones jejej

    ResponderEliminar
  4. Migrom,me temo que ya es demasiado tarde para nosotros...para los que estais ahí fuera, empezaros a ver todo el Dogma,Bergman,cine gay experimental iraní subtitulado en arameo y sobretodo,sobretodo,mucho Garci.

    Evitad las películas que criticamos o morireis de inanición cerebral!

    ResponderEliminar