Dungeonmaster - El amo del calabozo



DUNGEONMASTER (1985)
Dir: Stone Canyon Giant: Director/Screenplay – David Allen, Demons of the Dead: Director/Screenplay – John Buechler, Heavy Metal: Director/Screenplay – Charles Band, Ice Gallery: Director/Screenplay – Rosemarie Turko, Slasher: Director: – Steve Ford, Screenplay – Jeffrey Byron, Cave Beast: Director/Screenplay – Peter Manoogian, Desert Pursuit: Director/Screenplay – Ted Nicolaou


He aquí un día en el que decides hacer el piloto para una serie de aventuras y fantasía. La haces por episodios y contratas hasta ¡7! Directores. Pero algo falla. Entonces unes todos los trozos que has hecho y te montas una película- bueno, casi, hasta tuvo que alargar los títulos de crédito... –

Así se monta las cosas el bueno de Charles Band. Vayamos al engendro lo más rápido posible.

El prota es el guaperas de Metalstorm que ahora va de friki de los ordenadores. Sí, vamos, un actor del método. Encima le ponen unas gafotas enormes típicamente ochenteras ¡que tienen un ordenador incorporado! Con ellas no salva a la humanidad ni nada parecido, sino que saca dinero de cajeros, cambia semáforos de color y cosas así. Altruismo en su más pura esencia.

Su novia – recordad que en las pelis de ciencia ficción los frikis tienen novia, para eso son ficción, ¿Lo cogéis?- es secuestrada nada menos que por ¡Satán en persona!

Cómo no, en la factoria Empire los Satanes y tipos en plan rudo y fuerte eran siempre interpretados por Richard Moll, el Bull de la serie “Juzgado de Guardia”.

Éste viste y encadena en plan sadomaso-víctima virginal a su novia y a él lo pone de guerrero espacial, con chaleco cantón de poliéster incluido. Este Satán...

Lo que quiere en el fondo es jugar con el friki al gato y al ratón, poniendo en marcha sus poderes y maravillando al personal con su magia negra más allá del espacio y el tiempo.

Y de eso va la peli. El prota sorteando peligros para llegar a su novia secuestrada, mostrando su hercúlea valía. No miren más que ya está. Las pruebas- o capítulos de la abortada serie, se entiende- son:

- Primero lucha con una estatua gigante en plan Stop Motion. ¿Alguien dijo Harryhausen? Pues no, quedaros con su primo torpe, David Allen, que tampoco lo hace mal. Lucha con el y le manda un zurriagazo láser mortal de necesidad. ¡A otra cosa!
- Luego va a una cueva llena de monstruos bien maquillados y una especie de marioneta a medio camino entre los Ghoulies y la Rana Gustavo le da instrucciones.
- Ahora viene lo mejor: Lo mete ¡en un concierto de WASP! El friki pijito, rodeado de heavilorros de la peor calaña- supongo que eran extras hispanos de cualquier concierto de Obús- tiene que enfrentarse a ¡Blackie Lawless! Para decepción nuestra, gana el friki, claro. Su viciosa actuación, con todos los manierismos WASPianos al uso, es tan graciosa que salva media película. Hubiera sido mejor si Lawless hubiera hecho de Satán.Ahí va la escena:




- Otra prueba es lanzarle a su novia y llevarlos a los dos a una cueva llena de estatuas de cera de asesinos en serie y una de... ¿Einstein? No me imagino al bueno de Albert con un cuchillo de matarife persiguiéndote por la facultad... mmm, nota mental: hacer un guión de un zombie Einstein matando a los que no apoyaban su teoría de la Relatividad... estooo, al final, cómo no, las estatuas reviven mágicamente. Antes de que los maten, el prota lanza una roca ¡y todos desaparecen! Magia, chavales, magia...
- En un episodio un poco mal resuelto a pesar de su buen arranque, tenemos al prota en la realidad ochentera persiguiendo a un stalker que quiere matar a su novia. Sólo tiene una hora para encontrarla y salvarla. Ya os podéis imaginar que sí que la salva, faltaría más.
- Otra cueva, mucho humo y más monstruos. Trivial nota friki: El jugar tanto al Arkanoid puede ayudaros a matar a un demonio – salido también de los moldes de Ghoulies-, pero tendréis que ver la película para saber de que os hablo.
- Finalmente (¡al fin!) ¡Se meten en la peli Metalstorm! ¡Los mismos vehículos y decorados! ¡Las mismas persecuciones! La caradura de Band no tiene límites.
Al final de la persecución Satán toma el mando del coche a lo Mad Max y lo espiña contra otro... y vuelven otra vez al punto de partida.

Después de tanto vaiven y tanto despropósito, viene la lucha cuerpo a cuerpo, que no podía ser más rápida y patética. Se quedan al borde de un volcán, y el todopoderoso Satán al final cae a la lava sin tan siquiera haber lanzado algún rayito de los suyos. En cambio, nuestro prota silba al brazalete que lleva (computerizado, y que el mismo Satán le proporciona, manda huevos) y este le manda un rayo sólido de materia al que se agarra para no perecer de manera mítica.
Y vuelven a la realidad. De golpe y porrazo. Ella le dice que se casen- cuando al principio de la peli le dice que se vaya a freír espárragos- y se besan. Volvemos a la ciencia ficción.

El final es increíble. Después de la prisa que se dan para acabarlo todo, venga, créditos con clips de los episodios y su respectivo director. ¡Es mejor que ver toda la peli y mucho más rápido! Supongo que eran cuestiones de tiempo, si no enlatas al menos 75 minutos no tienes una peli, sino un mediometraje. Ojalá hubiera sido así.

Richard Moll ya hizo bien de presentarse a los cástings de “Juzgado de Guardia” porque de ídem es su actuación aquí, completamente sobreactuado y pasado de vueltas como Satán, haciendo gravísimas inflexiones de voz que solo causan más risa al respetable.

Ya me avisaron de que era mala, pero... hasta el habitual Richard, compositor de buenos beseones, aquí resbala y se da el gran morrón con el dios sintetizador, creando un main theme que tira para atrás de la peste. Horrible.

Para deciros que el propio Byron es el escritor del segmento del slasher... con eso queda dicho todo.

PUNTUACIÓN:








De postre, una escena inédita que no vio la luz en EEUU (ya sabéis, el país de la libertad y esas cosas...) Seguro que adivináis porqué

7 comentarios:

  1. Espero ansioso el post comentando las jornadas de cine caspa

    ResponderEliminar
  2. Ya mismo tendras comentada "Huida a la tercera galaxia" en breve.Como es tan cutre,no creo que haya videos en youtube;hicimos fotos pero no se si saldran bien.
    Si las vieras,tampoco las creerias!

    ResponderEliminar
  3. Magnífico comentario! Aunque a mí me haya gustado más que a ti, ya que pese al morro de la propuesta, la he disfrutado bastante, y no me deja de parecer una mezcla de géneros y temáticas difícil de encontrar en otra parte.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  4. Os podeis creer que yo me vi esta pelicula porque me estaba bajando la discografia del emule, y claro, cuando busque videos de wasp, aparecio esta pelicula!!!!
    Es mala de cojones, pero el Blackie y los suyos, se salen, como siempre.

    ResponderEliminar
  5. Anonimo: A veces se dan estas casualidades cósmicas. Ayer leía el magnífico comic de Josep Maria Beà "En un lugar de la mente". Es del año 80, y en una historia, el prota está mirando "La casa de la pradera" en la tele. Enciendo la mía, y ¿que sale? bingo: La casa de la pradera!
    Un saludo!
    El guardian: GRacias por tu amable comentario, de hecho se trata de una peli bastante entretenida, pero le falta un pelín para ser un clásico de Charles Band (que dios protega a este prohombre!) Un saludo muy fuerte!

    ResponderEliminar
  6. ¿David ALLEN, el "primo torpe de Harryhausen? De que váis! jajaja. Si ha sido un -salvando las distancias..muy largas claro- un sucesor del genio. Dave Allen fue un gran artista que no solo sobrevivió con las producciones de Empire/ Full Moon, si no que de vez en cuando se daba una vuelta por ILM, y creaba maravillas como las vistas en Willow o Honey I srhunk the Kids. Echándole un cable a Phil Tippett. Desgraciadamente falleció prematuramente. Descansa en paz Dave!
    !Que abyección, ostias! y ¿se dice en este mismo artículo que en la escena de la cueva "aparecen zombies bien maquillados"?! Pero si eso si que es trabajo casposo, el de J. C. Buechler! (y el ghoulie demonio, ni te cuento!)

    ResponderEliminar
  7. REDHOSAURUSREX, no te nos enfades, hombre! Jejeje! Que siempre estamos con la coña por delante. Ni mucho menos quiero decir que David Allen sea un manazas, de hecho muchas de sus creaciones me gustan... y como no querer a un tipo que hizo los aliens de LASERBLAST!!

    Un saludo!!

    ResponderEliminar