Transformers by Albert

Poster Transformers
Cast:
Shia Laboeouf, Megan Fox, Tyrese Gibson, John Turturro, Jon Voight, Hugo Weaving, Peter Cullen
Dirección:
Michael Bay
Guión:
Roberto Orci y Alex Kurtzman
Producción:
Steven Spielberg para Dream Works & Paramount Pictures
Año:
2007



Aquí va la visión de Albertn (siempre distorsionada, ya que vive en una dimensión paralela) sobre el blockbuster más esperado de las últimas décadas. Por fin aquellos robots que hablaban con acento de telenovela se ponen las baterías "Jevi diuti" y pegan saltos que ni Carrero Blanco.
Creo que estamos todos de acuerdo que es mejor poner fotos de la tía de la peli que de los malditos robots. Me lo agradeceréis. Disfruten de la crítica, que es sustanciosa. Saludos casposos!


Lo se, lo se. Esta crítica llega un poco tarde, pero en Blogcaspa estábamos obligados a hacerla. Así que más vale tarde que nunca.
Y antes de nada, es necesario explicar una cosa: ¡“Transformers” en Blogcaspa! ¿Qué tiene de casposa para que aparezca en este blog?
Un solo concepto es el que me obliga a considerarla casposa: El argumento se basa en las batallas de unos enormes robots vivos que vienen de otro planeta y se transforman en coches, aviones o tanques, todo ello visto en una mítica serie de dibujos animados de los 80, cuya idea salió de unos muñecos muy de moda en aquella época, que valían un ojo de la cara y ningún niño español de clase media podía permitírselo (como mucho nuestros padres nos compraban o un Geyperman o un Tente). Sinceramente, ¡esto rezuma caspa a raudales! Se ha hablado mucho de esta megaproducción de Michael Bay y Steven Spielberg. Los fans y los detractores de la película se cuentan por miles y no han sido pocos los webs y blogs que se han enzarzado en disputas (frikidisputas diría yo). Pero quiero hablaros desde el punto de vista de un no “transfan” ¡Sacrilegio! (aunque mi corazón ahora anhele serlo). Espero encontrarme con esta estampa algún día en la N-340 Yo fui el primero que empezó a ver la serie cuando en sus inicios la emitió T5 (aunque la que sí me enganchó fue la muy revindicable “G.I. Joe”). De hecho me hacía mucha gracia cuando Optimus Prime decía con voz sudamericana eso de “Autobots, transformense y avaaansen”. Y es más, durante años pensé que la serie se llamaba “Autobots” y que era una copia cutre de “Transformers” (¡sacrilegio!). Muchos años después, en el año 31 del sagrado nacimiento de “Star Wars”, empecé a escuchar hablar de la película, de la serie original, de como serian los nuevos muñequitos, me informé, empecé a ver las “frikiforospeleas” que se sucedían mucho antes de su estreno y ¡oh Dios mio!, cual Jean Luc Picard o James Tiberius Kirk en busca de nuevas civilizaciones, acabé descubriendo y enganchándome a una serie con un concepto base tan tonto e infantil como “Transformers” (¡sacrilegio!). Antes de nada, y como toda review haré un pequeño resumen (como en “F.F. y Silver Surfer” que no era necesario pero lo hice por si alguien había vivido en una cueva). En un lejano planeta llamado Cybertron conviven, o más bien se masacran entre ellos los Decepticons liderados por Megatron y los Autobots ídem por Optimus Prime, enormes robots dotados de vida por la Matriz, gigantesco cubo metálico-orgánico, que no se sabe de donde ha salido pero que es capaz de otorgar vida, conciencia y alma a las máquinas. Un siglo antes, Megatron viajó a la Tierra con la Matriz y ambos quedaron atrapados en el hielo, para ser encontrados por una expedición científica. De vuelta a nuestro tiempo, los Decepticons y los Autobots al completo viajan a la Tierra a encontrar el cubo y rescatar o destruir al malvado Megatron, que se encuentra en manos del malvado ejército yanqui que pretende emplear su tecnología para usarla fijo en alguna guerra preventiva. SPOILER El joven Sam Witwicki, descendiente del jefe de la expedición, se hará amigo de los Autobots, se enfrentará al ejército yanqui para salvar la matriz, será ayudado por un grupo de soldados rebeldes, se liará con la chati más buenorra del instituto, reventaran toda una ciudad y finalmente Megatron mori… estooo, el bien prevalecerá sobre el mal. FIN DEL SPOILER Un punto en el cual muchos fans y detractores e han puesto de acuerdo ha sido en rajar de la elección del director. Para algunos Michael Bay es el anticristo del cine (ni mucho menos, todo el mundo sabe que ese dudoso honor recae en el dúo Sandra Bullock & Ben Affleck), pero hay que plantearse una cosa: “Transformers” no iba a ser una producción grande, ni una superproducción, no, algo aun más grande, una de esas películas que la tremenda maquinaria de Hollywood solo es capaz de realizar a razón de cuatro o cinco por década. Una empresa monumental con cifras mareantes, y centenares de personas trabajando en ella, al estilo de “Titanic”, “Harry Potter”, “Matrix”, “EDSLA” o “Lo que el viento se llevó”. ¿Y cuantos directores hoy en día son capaces de asumir un reto así? ¿Cuántos directores pueden rodar algo así de grande? A mi entender solo James Cameron, Steven Spielberg, Peter Jackson, Chris Columbus, Michael Bay y lamentablemente también Roland Hemerich. Posiblemente si le dieran alguna oportunidad así, también cumplirían a la perfección Guillermo del Toro y Alfonso Cuarón, como lo demostró tras dirigir “Y tu mamá también”, encargándose de la más tétrica, espectacular y monumental, vamos, la mejor adaptación hasta la fecha de las novelas de Harry Potter (“Harry Potter y el Prisionero de Azkaban”). Pero bueno, tras descartar a James Cameron por “stand-by” perpetuo, Peter Jackson y Chris Columbus por estar liados con otros proyectos y Steven Spielberg por ser el padre y productor del proyecto solo quedaba Michael Bay. Y además de escoger a un director capaz de afrontar algo así, debía de cumplir unos requisitos que le diera un aire a la película de épica clásica hollywoodiense y un cierto tufillo patriótico. La elección de Bay era bien clara. La película iba a ser americana, así que es lo que hay. Los “transfans” más extremistas ya debían imaginarse lo que iba a pasar así que el resultado no tenía que sorprender a nadie. Y de todas maneras, los detractores de Michael Bay deben de estar agradecidos a que finalmente Spielberg no escogiera al patán de Roland Hemerich, como en un principio iba a serlo. ¿Os imagináis a Optimus Prime y el resto de los Autobots jurando la constitución de los Estados Unidos delante de un fondo en que se viera una enorme bandera de barras y estrellas? ¿O un final en el que Optimus cambiase los colores de su cuerpo-carrocería por los de la bandera americana? Uff, francamente prefiero el estilo mareante de Bay antes que ver eso. Solo de pensarlo se me revuelven las tripas. Respecto al elegido, puedo entender las críticas por parte de los “transfans”, no así del resto de millones de espectadores que la han visto. Vamos a ver, que Michael Bay no es ningún un desconocido. ¿Quién no ha visto “La roca”, “Armageddon” o “Pearl Harbour”? “La Roca”, pese a tener un argumento un tanto inverosímil la salvó un guión trepidante y un casting excelente. La lamentable “Armageddon” por mi parte la considero una de las 10 peores no casposas películas de todos los tiempos y Pearl Harbour… me la suda, ya que como bien sabréis, intento reprimir mis instintos suicidas evitando ciertos estímulos, como por ejemplo, el visionado de cualquier película en la que aparezca Ben Affleck. Así que aunque Michael Bay haga una película buena o mala, indefectiblemente aparecerán ciertos aspectos definitorios. A saber:  Patriotismo vomitivo.  Una partitura musical épica y dramática que dura prácticamente el mismo metraje del film, apareciendo constantemente hasta en escenas de diálogos y no de acción.  Los protagonistas dirigiéndose a su destino a cámara lenta con el sol posándose de fondo.  Sentencias firmes de los protagonistas principales que definen su ética y personalidad inquebrantables.  Humor “familiar”.  Escenas de acción montadas al estilo “Dogma” en versión acelerada para que no te enteres de lo que está pasando (algo por otra parte tristemente habitual en el cine de acción moderno, o sino que alguien me diga que es lo que sucede en las peleas de Alice contra Nemesis en “Resident Evil II: Nemesis” o de Mr. Hyde contra su alter ego maloso en “La liga de los hombres extraordinarios”).  ¿He dicho ya lo de los protagonistas dirigiéndose a su destino a cámara lenta con el sol posándose de fondo? (es que al igual que la aparición de las palomas a cámara lenta de John Woo me parece su rasgo definitorio más particular y risible). ¿A que dan ganas de ver la peli? Lástima que esta escena solo se proyecta en nuestras podridas mentes. Así que el que va a ver algo de Bay ya sabe lo que hay. Y si no te gusta no vayas. Aunque no deja de ser cargante que en los prácticamente 45 minutos de batalla final no te enteres de mucho. Como muestra un botón: Megatron pelea con Jazz. Una pelea desigual dada la diferencia de tamaño de los robots. Megatron agarra a Jazz y éste le dice muy chulito… “¿Qué vas a hacer, eh? ¿Partirme la cara?”, a lo que replica Megatron… “No. Partirte en dos”. Debemos suponer que Megatron ha agarrado a Jazz y lo ha roto en dos, pero como que no vemos nada. El siguiente asunto espinoso estriba en el guión. Pese a no ser un fan de la saga ¡sacrilegio! comprendo el enfado de los seguidores. Yo mismo casi me tiro a las vías del tren al ver lo que habían hecho con el entrañable Godzilla en su versión americana, fusionándolo con Jurassic Park (aunque los guionistas japoneses de la última aventura del monstruo, “Godzilla Final Wars”, han tenido a bien enfrentarlo con su homónimo yanqui, el cual es despachurrado en un santiamén junto al palacio de la ópera de Sydney). Así que lo comprendo muy bien. En general los espectadores se han dividido en tres grupos. Dos de ellos tenían grandes posibilidades de disfrutar con la película: Los no fans que iban a ver una película de acción entretenida y los no fans freaks amantes del “Kaiju Eiga” que se contentan tan solo con ver ciudades enteras siendo destruidas por gigantescos dinosaurios, gorilas, tortugas, polillas, dragones de tres cabezas o robots, en una suerte de Pressing Catch a lo bestia (estooo, aquí me incluyo yo). Y el tercer grupo lógicamente es el fan de la saga, que se ha visto muy molesto con la manera en que han tenido de fusilar algunos conceptos importantes. Y eso que tanto Spielberg como Bay afirman que mientras preparaban el guión entraban en foros de “Transformers” con seudónimos para saber que es lo que la gente quería ver. No parecieron hacer mucho caso, porque transformar a Bumblebee, uno de los protagonistas principales, de un Wolkswagen escarabajo a un Chevrolet Camaro hay un gran trecho. Y que encima se rían en la jeta del aficionado, haciendo que en la escena de la compra del coche, Bumblebee destroce un Wolkswagen escarabajo es para irritar a cualquiera. Me cabreo yo y todo sin ser un fan ¡Sacrilegio! De todas formas, todo el mundo ha criticado lo de Bumblebee (que sí, que lo encuentro grave), pero nadie habla del camuflaje del resto de protagonistas metálicos. A ver, desconozco el aspecto camuflado de los robots (¡Sacrilegio!), pero no se porque me da a mi que según la serie original o los muñecos de Harsbro, ni Jazz era un Pontiac Solstice, ni Ratchet un Hummer H2, ni Ironhide un pick-up GMC Topkick 6.500, etc… Claro que cuando la vuelva a ver en DVD muy posiblemente en los títulos de crédito finales aparezcan como sponsors las citadas marcas, así que queda bastante clara la jugada. En cambio, otros detalles que para muchos son lamentables, son los que me han hecho juzgar esta película por el rasero de la caspa, como por ejemplo que tanto a los Autobots, Sam o los soldados no se les ocurra que la mejor idea para esconder el cubo con la chispa vital, o sea ir a la primera ciudad que tengan más a mano. Ya sabemos que si revientan la ciudad y muere gente será más espectacular y lo pasaremos mejor, pero es que a nivel argumental es un detalle lamentable… ¡y casposo! Y el otro detalle que en algunos foros no ha gustado ha sido la escena en la que usando la tecnología extraterrestre, el ejército da vida a un móvil Nokia que enjaulado, se transforma en un minirobot que empieza a disparar y lanzar minimisiles, hasta que lo electrocutan. ¿No os pareció adorable? Me pido uno para reyes. Por cierto, no entro en detalles sobre la escena del jardín. En efecto, como al resto de la humanidad, se me saltaron las lágrimas de la risa. Sobre los efectos especiales, no hace falta decir mucho. Ya no parecen espectaculares, simplemente parecen naturales. De hecho en la interacción Decepticons o Autobots con los humanos no hay ningún tipo de diferencia. Sino fuera porque somos muy listos y sabemos qué personaje ha sido creado por la madre que lo parió o por la computadora que lo generó, seriamos incapaces de decir quien es el real o el virtual. Y para acabar analizemos un poco el casting Shia Laboeouf: El niñato de moda en Hollywood. Lo hemos podido ver en “Constantine”, “Yo Robot” y más últimamente en “Disturbia”, esa cosa que aun estoy esperando a que algún crítico sesudo afirme que se trata de un remake de la magistral “Ventana indiscreta”. Además tiene loquito al Spielberg, que lo ha fichado para hacer de hijo de Harrison Ford (más bien bisnieto) en la nueva entrega de Indiana Jones. Personalmente me parece un actor joven mediocre de la generación joven y mediocre de este siglo XXI (¿volveremos a tener algún día una generación como la de Kevin Bacon, Julia Roberts y Kiefer Sutherland?), cuya cara de panoli es ideal para hacer papeles de comedia o ser secundario en películas de acción interpretando al “alivio cómico”. Pero hete aquí la sorpresa que me deparó el chaval: no era un niñato hostiable. Es más, me cayó simpático. Y es que creo que es la primera vez en la que veo que un actor interpreta un personaje joven cuyos únicos objetivos en la vida son tener un coche y cepillarse a la tía más buena del instituto, y que lo hace bien, sin sobreactuaciones y con bastante naturalidad. Teniendo en cuenta que personajes así ya son incontables en la cinematografía estadounidense, por lo menos en este caso Shia Laboeouf logra que te solidarices con él. Eso sí, su representante debería de haberle dicho que se cambiara el nombre artístico. Definición visual de "Capullo con suerte" Megan Fox: La macizorra del instituto, con un pasado turbio y que se acaba enamorando de Sam mientras intenta salvar el culo perseguida por unos robots gigantescos. La cuestión es que actrices preciosas en Hollywood hay para dar y tomar. Pero casos como el de Megan Fox, pocos y escasos. Para un experto en pornografía como el que suscribe, cuya resistencia emocional ante el visionado de un cuerpo semi o desnudo del todo es total, debo admitir que resulta duro darse cuenta de que he vuelto a ser un humano más y que mi coraza se ha resquebrajado al ver la imagen de Megan Fox intentado arreglar a Bumblebee. Es por ello que ahora comprendéis el porqué a lo largo de este artículo no hay ninguna foto de los robots y sí de esta ninfa. Sobre lo de hablar de su pasado como actriz de teleseries… no le importa a nadie, ¿verdad? Los que quieran fotos de Autobots o Decepticons que me lo digan y cambio esta foto por una de Optimus Prime en gallumbos. John Turturro: Delirante. Muchos dicen que sobreactuado. Yo lo veo como un niño con zapatos nuevos. Como un actor curtido en mil y un rodajes de corte dramático que por fin tiene la oportunidad de desmelenarse con un papel exagerado y desmadrado. Si me hubieran dicho que Turturro haría un papel así hubiera creído que no era el actor adecuado, pero la verdad es que roba las escenas al resto de los actores, humanos o mecánicos. Y resulta magistral verlo en calzoncillos y una camiseta de ¿Superman? (me falla la memoria) mientras Bumblebee le orina en la cabeza. ¡Qué grande! John Voight: Pese a tener un papel serio como Secretario de Defensa, acaba haciendo cosas que alguien en su posición jamás haría, como luchar por defender su país aun a costa de que poder morir. El toque de clase de la película. Hugo Weaving: La voz de Megatron. El hombre le ha cogido el gustillo a esto de actuar solo con la voz, tal y como lo hizo en “V de Vendetta” y “Happy Feet”. Teniendo en cuenta que su voz y dicción (en V.O.S. of course) son excelentes, y que pueden vivir él y sus siguientes cinco generaciones de los royalties generados por “ESDLA” y “Matrix”, dudo mucho que volvamos a verle el careto. Peter Cullen: Para que los frikis no se quejen. La voz original de Optimus Prime en la serie de los 80 lo vuelve a ser en la película. Recapitulando. “Transformers” puede verse de dos maneras: Si eres fan de la saga no la veas, o si la has visto ¡ódiala! Si no eres fan es un espectáculo muy entretenido, emocionante y divertido, pese al mareo constante al que nos somete el señor Bay, y además con algunas sorpresas, como el descubrimiento de la diosa Megan Fox, el delirante John Turturro, y unos soldados buenos que por una vez no hacen alarde de americanismo ni de chulería y se dedican simplemente a pegar tiros contra los malos. ¿Tu a que tipo de espectador perteneces? PUNTUACIÓN: Y MEDIO PD: ¿Alguien sería tan amable de explicarme porque Bumblebee no puede hablar y emplea frases sueltas sacadas de la radio (tal vez le metieron una paliza y por eso no puede), y en cambio al final habla con Optimus como si tal cosa? PD (De Dani): Otro video para estimularos. Aviso: no contiene robots.

10 comentarios:

  1. Como siempre tan divertido, ingenioso e informativo tu informe sobre este film. Debo agregar que Megan Fox hace que pueda llegar a ver la película al menos una vez al día. Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias. He orientado la crítica desde el punto de vista de un no "transfan". Y creo que es mejor, ya que si lo fuera no hubiera disfrutado ni viendola ni analizándola. COmprendo las críticas de los fans pero yo me lo pasé en bomba viéndola.
    De todas maneras, creo que esta review me ha quedado un pelín larga, pero es que cuando me viene la inspiración...

    ResponderEliminar
  3. Albert, espero ver la peli este fin de semana, ya que aún no he destinado parte de mi tiempo vital a hacerlo. En cuanto lo haga prometo inundar el blog de comentarios. Megan Fox está que se sale de jamona..

    ResponderEliminar
  4. A mi me gustó mas de lo que me esperaba, la verdad es que aparte de unos buenos efectos, tienes a la Fox, que sinceramente,es de las tías más guapas que he visto en al menos una década.

    Eso si,merece que Albert la comente aqui porque el argumento es casposo como el solo: todo el tema de las gafas, lo de ponerlas en Ebay...quien coño compraria unas gafas roñosas? Está muy tirado de los pelos.

    Milgrom: por cierto, ya me llegó la maletaza de Blade Runner.Vaya extras, toneladas de ellos, y documentales vintage a porrillo.Una maravilla.No saldré de Los Angeles ni de 2018 en todo el finde.

    ResponderEliminar
  5. Bello autoregalo, como ya sabrás a mí Blade Runner no me entusiasma demasiado pero si que me molaría pillar todos los docus, versiones y comentarios que deben venir por ahí...
    Disfrútalo señor

    ResponderEliminar
  6. Me he puesto cachondo viendo las fotos de la tipa... :):):):)

    Por lo demás... es una castaña pilonga de peli como todos los megabodrios que dirige Michael Bay... eso sí... elige buenas bandas sonoras que no son nada casposas... :):):)

    Un saludo a todos los casposos... :)

    P.D.: ¿No hay casposas? :):):):)

    ResponderEliminar
  7. Doctor: Creo que no somos muy populares entre el sector femenino. Ni las novias de los casperos entienden nuestro comportamiento.

    Milgrom: Esos DVDs son como el santo grial del friki de BR.Me he pasado horas y horas de autentico placer audiovisual.

    ResponderEliminar
  8. Dani, Doctor: yo para ver frikadas he de esperar siempre a dos cosas: a que mi novia se duerma, o a que mi novia se haya marchado de casa.

    ResponderEliminar
  9. Yo no soy un fan de los transformers, pero tampoco soy detractor. A partir de mi imparcial posición, por encima del bien y del mal, he de PROCLAMAR que esta película es la capilla sixtina del ENTERTAIMENT, diversión asegurada, eficaz y con MEGAN FOX.
    Lo juro por mi testículo central.

    ResponderEliminar
  10. Dani: Entonces habrá que atraerlas al lado oscuro de la fuerza... :):) ¿No lo hizo acaso el Emperador con Anakin? Los malos siempre fueron los que se llevan a las mejores... :):)

    ¡Hay que hacer campaña casposa!

    Milgrom: Hay que atraer a tu novia al lado tenebroso de la caspa... habrá que empezar con algo sutil... por ejemplo: dile que son películas que hablan de amor, que son el reverso tenebroso de la comedia romántica, y que las pasiones se desbordan entre tanto cutrerío...

    ¿Y por qué? Te preguntará... Y tú le dirás: Porque puedo compartir mis amores contigo, y eso hace que te quiera más...

    Con eso... la irás convirtiendo la lado oscuro de la caspa... jajajjaja

    ¡Chicas! ¡La caspa es hermosa! ¡Es un soneto de Shakespeare, es un delirio en el corazón ensagrentado de Bécquer, son tus labios y una sonrisa... !

    Sobretodo cuando te ríes de lo malas que son algunas pelis... :):)

    Saludos casposos...

    P.D.: estanli cuvric: Si Transformers es La capilla sixtina... Indepence day con ese virus cutrelux que se sacan de la manga (jajaja... me desconojono... si es que ya veo a los marcianos con el windows vista... ¡sin emule para piratear las fuerzas humanas!) entonces qué es? El Taj Mahal? Jajajajajjaa...

    No exageres... jajajaja... Megan Fox sí es la capilla sixtina... aunque sea lo que sea... creo que hasta me pondría nervioso y me templaría el reloj que no tengo si la tuviera delante...jajajaa...

    ResponderEliminar